Titulares
Pagina Principal » Noticias UASD » UASD: los 62 millones de pesos en un callejon

UASD: los 62 millones de pesos en un callejon

Si no de corrupción, la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) sí puede ser acusada de manejo irresponsable de los miles de millones de pesos que, cada año, los contribuyentes ponen en sus manos.

UASD

La aparente ausencia de controles en cuestiones tan sensitivas como la adjudicación de un contrato de compra millonario, injustificable por riesgosa, refuerza la preocupación pública por una academia cuyos resultados no son precisamente encomiables.

La imputación no es gratuita y para muestra basta un botón: el manejo dado a la licitación pública para la adquisición de mobiliario escolar, cuyo contrato resultante fue adjudicado en mayo del año pasado.

Convocada mediante aviso publicado en la prensa los días 10 y 11 de abril de 2012, la UASD-PLN-003-2012 es un enredo insoluble: las fechas aparecen trastocadas en los documentos emitidos por la Comisión de Compras y en el contrato firmado por la rectoría y la empresa beneficiada; el pliego de condiciones que aparece en la web bajo la numeración 003-2012 corresponde a una licitación para la compra de vehículos, y el que debió normar la compra de mobiliario, habla de una licitación restringida identificada como 001-2012.

Fechas contradictorias

De acuerdo con el cronograma de la UASD-LPN-003-2012 (¿o UASD-LR-001-2012?), la apertura de sobres para la adquisición de mobiliario debía producirse el 25 de mayo. El pliego de condiciones estuvo disponible, según el preámbulo del contrato de adjudicación, desde el 27 de abril.

A la fecha de la apertura de sobres, de las 13 empresas inscritas diez se habían retirado. De las tres restantes, dos fueron descalificadas por no cumplir con los estándares establecidos en el pliego de condiciones, y el sobre contentivo de la propuesta económica correspondiente a ambas no fue abierto. Quedó reinando, y por lo tanto como adjudicataria segura, la empresa CASNU, SRL. A partir de ese momento se inician las confusiones.

En una resolución auditada y firmada por el director de Compras y Suministros de la UASD, César Ramos, de fecha 23 de mayo de 2012, y en referencia a una resolución del Comité de Licitaciones del 21 de mayo, se informa que la empresa CASNU, SRL resultó ganadora del contrato de compra del mobiliario escolar. Empero, el encabezado de la comunicación tiene la identificación UASD-LPN-002-2012, sobre la adquisición de un sistema de almacenamiento HP Enterprise Virtual Array P6000.

¿Ganó también esta empresa la compra de equipos tecnológicos y esto explica, si bien no exime, que “la secretaria” incurriera en desaguisado? Es imposible determinarlo. En la página web de la UASD las informaciones de transparencia brillan por su ausencia. La fecha más reciente de las resoluciones disponibles es 2007, por lo que no son comprobables las condiciones de celebración de esta licitación ni si, como dijo Ramos a 7dias.com.do, se trata de un “error humano” del que no se percató hasta el momento en que este periódico le mostró los documentos.

Aun admitiendo que los datos incorrectos son frutos del descuido –como explicara Ramos— y los resultados fechados el 23 de mayo ciertamente respondan al 25 de ese mismo mes, la nebulosa no se disipa. Por ejemplo, habría que explicar satisfactoriamente por qué el acta No. 10 (bis) certifica que la empresa CASNU, SRL ganó la licitación UASD-LPN-003-2012, por un monto de 61, 452,160 de pesos, y en el contrato suscrito por la rectoría se afirme textualmente lo siguiente:

“POR CUANTO: que el día Veinticinco (25) de Mayo del año Dos Mil Doce (2012) se procedió a notificar a los oferentes que habían quedado habilitado (sic) para la apertura y lectura de las Propuestas Económicas “Sobre B”.

POR CUANTO: Que el día Veintinueve (29) del mes de Mayo del año Dos Mil Doce (2012), se procedió a la apertura y lectura de los Sobres “B”, contentivos de las Propuestas Económicas de los Oferentes que habían superado la primera etapa de la Licitación, en presencia del Comité de Licitaciones y del Notario Público actuante.

POR CUANTO: Que después de un minucioso estudio de todas las Propuestas presentadas, el Comité de Licitaciones de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), mediante Acta No. 10, de fecha 23 del mes de Mayo del año Dos Mil Doce (2012) le adjudicó a la Empresa CASNU, SRL, el Contrato de Servicio para la adquisición de mobiliarios escolares.

POR CUANTO: A que el día Cuatro (04) del mes de Junio del año Dos Mil Doce (2012) la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) procedió a la notificación del resultado de la Licitación conforme al Cronograma establecido.

POR CUANTO: En fecha Veintiocho (28) de Junio del año Dos Mil Doce (2012), la Empresa CASNU SRL constituyó la Garantía de Fiel Cumplimiento correspondiente al 10 % del monto total adjudicado, en cumplimiento a las disposiciones de los Artículos 107 y 111 del Reglamento de Aplicación de la Ley, emitido mediante el Decreto 490-07, de fecha treinta (30) de agosto del dos mil siete (2007)”.

Alguien debe explicar

La contradicción entre el acta No. 10 (bis), firmada por todos los miembros de la Comisión de Compras, y el contrato de servicios suscrito por el rector es evidente. Mientras en la primera, fechada el 25 de mayo, se declara ganadora a CASNU, SRL, en el contrato redactado por la consultoría jurídica se dicen dos cosas igualmente absurdas: que los sobres “B”, contentivos de la oferta económica, y a partir del cual se podía declarar un ganador, fue abierto el 29 de mayo, es decir, cuatro días después de la resolución de la comisión, y que la fecha de adjudicación fue el 23 de mayo.

Un dato que llama la atención es que en el acta No.10 se informa que la oferta ganadora sumaba 61,452,160 de pesos, mientras que, según el contrato, a este monto se llegaría solo en el caso de que no fuera posible a la UASD lograr el desmonte del ITBIS. En el caso de una gestión positiva, la UASD solo pagaría 52, 976,000 de pesos a la empresa beneficiada.

Al parecer, el desmonte no fue conseguido, según se deduce de la cotización enviada por la UASD a CASNU, SRL, el 5 de julio de 2012, nueve días después de la firma del contrato. La cotización tiene el sello de “urgente” y una nota manuscrita que reza: “Según contrato anexo y acta Comisión Compras”.

A raíz de que el periodista Ángel García obtuviera los documentos que sirven de base a esta crónica, se solicitó y fue concedida una reunión con la Comisión de Compras para pedir explicación sobre estas “incongruencias cronológicas”. La primera reacción de los comisionados fue negar la existencia de la comunicación que establece como fecha de adjudicación el 23 de mayo (error que se repite en el contrato). Cuando se les mostró, Ramos, el director de Compras y Suministros, alegó la comisión del error. Repitió esta misma explicación en visita posterior a las oficinas de 7dias.com.do. Todos los documentos están firmados por él –con excepción del contrato— y tienen impreso el sello de “auditado”.

“Yo leo todo lo que firmo pero no me percaté del error. Los errores son de humanos. El único perfecto es Dios”, dijo el funcionario uasdiano.

El acta de adjudicación dictada por la Comisión de Compras está firmada por Emma Polanco Melo, vicerrectora Administrativa, Miguelina Brache, tesorera y miembro, César Ramos, director de Compras y Suministros y secretario de la Comisión de Compras y Adán Peguero, gerente financiero y miembro de la comisión.

Fuente: 7dias.com.do

sobre Fidel Alvarez

Administrador de este blog, Dirigente Estudiantil de la FJD, Estudiante de Marketing UASD, Diseñador Grafico, Aprendis de Fotografo. Fidel Alvarez

Compruebe también

Becas prácticas profesionales

Hoy en día en tanto en republica dominicana hay una baja en lo que concierne ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *